lunes, 8 de septiembre de 2008

Vivir matando


"Quien piense que el asesinato no es un instrumento vital de la política, probablemente experimentara en carne propia su eficacia"

Anónimo, Siglo XIV

De nuevo a charlar sobre un tema delicado. Pero no se preocupe usted lector, haremos una comparación sobre otro personaje salido de la caja, para que sirva también como objeto de discusión. 47 es un personaje creado para servir de protagonista a una serie de videojuegos con el sencillo objetivo de lograr que el jugador pueda emular a un asesino a sueldo.

47 fue creado con ingeniería genética a partir de una serie de hombres conocidos por su fuerza física, su capacidad de resolver problemas complejos y adaptarse a cualquier ambiente. Concebido mas como un producto científico o un animal amaestrado, todo su desarrollo fue creado para convertirlo en un asesino perfecto. No tiene ninguna otra idea que acabar con el objetivo que le ha sido encomendado. Capaz de infiltrase en cualquier sitio, acabar con su blanco, escapar sin ser visto, y sin dejar huella. A menos que su cliente ordene lo contrario. Muchos lo consideran un mito urbano, una manera de cerrar casos complicados y sucesos imposibles por la policía y la prensa. Pero unos pocos conocen que la realidad es mas fantástica que la ficción, es buscado desde el FBI, la CIA, el mossad y el GRU. La fama es el peor enemigo de un asesino, lamentablemente.

Su obra ha sido vista en todo el mundo, desde Chile pasando por el Medio Oriente y las Vegas. Ha eludido a las autoridades en mas de 5 ocasiones, eliminando o incapacitando a mas de 10 agentes de la ley y funcionarios de seguridad en cuatro países.

Existen cuatro opciones para emular a los distintos contratos que 47 ha realizado a través de los años (Hitman, Silent Asassin, Contracts y Blood Money)... en mi opinión, mejorando cada vez el diseño, el esquema y la trama. Ahora pensemos un poco en lo reprobable de la acción del asesinato, especialmente en este aspecto del asesinato contratado... por dinero.

Los distintos contratos que se llevan a cabo se justifican con la naturaleza de los blancos. Asesinos en serie, narcotraficantes, terroristas y estafadores. Pero eso excusa el hecho de llevarlas a cabo? Podríamos juzgar a un animal entrenado para atacar por hacerlo? Podría un ser humano ser despojado de su consciencia, o quizás nunca llegar a desarrollarla? No olvidemos que el asesino esta, para bien o para mal, haciendo un trabajo para sobrevivir.
En el cine podemos ver también asesinos. Quizás uno de los mejores logrados son León (Jean Rèno, the Professional) un asesino a sueldo analfabeto con una planta como mascota y una hija sustituta (Natalie Portman), a la que enseña el oficio y logra salvar del asesinato de toda su familia manos de un policía corrupto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Queria hacer notar que aunque no lo mencionaste en tu entrada, existe una pelicula de este personaje, con ciertos cambios en la historia de 47... no es muy buena, por ser peli de videojuego.

Diana Rodríguez dijo...

darling! we need new updates!

Epifanio dijo...

Muy bueno esa reflexión sobre asesino por encargo. Hay una cierta justificación dado que elimina a enemigos de la sociedad. Pero, quien los juzga así? El problema de "tomar justicia" por su mano, o determinar "quien merece la muerte" es el génesis de las mayores catástrofes provocadas por hombres que se consideran por encima del bien y del mal y que se creen capaces de juzgar a otros (Hitler, como ejemplo reciente). Epifanio Marquez